IR A BLOG RED JUNTOS PUERTO NARIÑO

DIMENSIÓN HABITABILIDAD

La vivienda rural y gran parte de la urbana se compone por lo general de un área que oscila entre 20-40 m2, es monofamiliar, de tipo rectangular con techo a dos aguas de palma tejida de Caraná (Mauritia Caraná) y / o teja de zinc. Estas viviendas se construyen sobre pilotes de madera, con paredes en tabla; la cocina se ubica en la parte posterior con cierta independencia del resto de la vivienda, lo mismo que la unidad sanitaria, que a su vez vierte las aguas residuales hacia un pequeño pozo séptico o letrina en algunas comunidades. Las viviendas cuentan con tanques plásticos recolectores de aguas lluvias, que utilizan para el suministro de agua potable. Se organizan y conviven en grupos familiares o de parientes cercanos, conformando unidades familiares de 6 a 7 personas, lo cual refleja una alta densidad habitacional. EOT, 2007.La cabecera municipal cuenta con 1769 habitantes distribuidos en seis barrios, que residen en 304 viviendas y 412 hogares.La población rural del municipio se encuentra localizada en 20 comunidades indígenas con 3.930 personas, que habitan en 648 viviendas y conforman 778 hogares.En los últimos diez años, el casco urbano de Puerto Nariño y el número de comunidades ha registrado un importante crecimiento, para la época de constitución del resguardo la población rural era de 2000 y 6 comunidades y hoy son cerca de 3930 habitantes que habitan 20 parcialidades.En lo referente a la legalización de la propiedad, se destaca que los asentamientos de Ticoya, Patrullero, Veinte de Julio Puerto Esperanza y Valencia no están incluidos como parte del Resguardo Ticoya. De igual forma, inexplicablemente no fueron reconocidos como parcialidades indígenas por la Dirección de Etnias del Ministerio del Interior y de Justicia en ocasión del otorgamiento del reconocimiento legal a la Asociación de Autoridades Indígenas ATICOYA (2007).Cabe señalar que esta omisión administrativa desconoce que dichos asentamientos se ubican en zona de poblamiento ancestral indígena y han sido reconocidos por las entidades del Estado como pueblos indígenas (acceden desde tiempo atrás a los recursos del situado fiscal del resguardo, están afiliados al SSSS como indígenas, nombran docentes para su etnoeducación, son tenidos en cuenta como familia indígenas para efectos de subsidios de electrificación, entre otros)De otra parte, en la cabecera municipal la mayoría de los habitantes indígenas no cuentan con títulos de propiedad de los terrenos donde están construidas sus viviendas.De acuerdo a los censos, el déficit de vivienda nueva a diciembre de 2006 para la zona rural era de 130 unidades y para la zona urbana de 108 unidades. Según el EOT, 2007, el déficit de vivienda a 2007 era de 235 viviendas y 50 requerían mejoramiento integral.Esta situación denota una importante dinámica poblacional y migratoria de familias indígenas, así como una expansión desordenada de los asentamientos, en parte, motivada por el acceso a las transferencias del gobierno nacional a las comunidades indígenas constituidas en resguardos correspondientes al sistema general de participación.Cabe señalar que el acceso a convocatorias a recursos para vivienda nueva o mejoramiento de vivienda no aplican al municipio, dado que la población es fundamentalmente indígena y no tiene capacidad de ahorro para cumplir con los requisitos fijadas por las políticas de vivienda de Interés social del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. En la práctica la única posibilidad de fondos para construcción de vivienda nueva provienen del Banco Agrario a través de la Bolsa Departamental, lo que hace competir al municipio con los limitados recursos asignados para todo el departamento.En general, las viviendas presentan serias deficiencias en cuanto a las condiciones higiénicas y de hacinamiento por el deterioro de su infraestructura, la carencia de sistemas de alcantarillado, el deficiente manejo de residuos sólidos y en especial la falta de potabilidad de agua para el consumo de la población.Respecto al acceso y prestación de los servicios públicos básicos, no existe un contraste entre zonas indígenas y área urbana, si bien en la zona indígena estos son casi inexistentes, en la zona urbana son deficientes en cuanto a cobertura y calidad.Respecto al servicio de energía eléctrica el casco urbano cuenta con una planta de energía que genera 12 horas diarias y no cuenta con planta de emergencia, lo que conlleva a interrupciones en el servicio durante las acciones de mantenimiento. En la zona rural, las comunidades de Tipisca, Puerto Rico, Doce de Octubre, Socó, San Francisco, Atacuari, Boyahuazú, Naranjales, cuentan con planta generadora de energía y subsidio de combustible; las comunidades de Villa Andrea, Santa Teresita y Nuevo Paraíso cuentan con plantas eléctricas pero no operan dado que no reciben subsidio de combustible. Las comunidades de Veinte de Julio y Puerto Esperanza, están interconectadas con el casco urbano de Puerto Nariño, pero en el caso de Veinte de Julio la cobertura es baja dado que los pobladores no han cancelado el valor de contadores que le fueron instalados sin ningún tipo de subsidio por parte del Estado.En general las plantas eléctricas y las redes tienen un deficiente mantenimiento y en la práctica operan deficientemente dada las limitaciones en el suministro del combustible, la falta de una conciencia colectiva en el pago del costo del servicio entre las comunidades y un sistema de operación sostenible.A nivel de agua potable el casco urbano del municipio a partir de mayo de 2008 prestará un servicio con una cobertura del 80% de las viviendas y con tratamiento físico-químico y bacteriológico. En la zona rural se construyeron en el 2007 ocho pequeños acueductos en las comunidades de Tipisca (cobertura 100%), Puerto Rico (cobertura 80%), Doce de Octubre (Cobertura: deficiente funcionamiento), San Juan de Socó (cobertura 95%), San Juan de Atacuari (cobertura 70%), Puerto Esperanza (cobertura 85%), Valencia (cobertura 100%), los cuales funcionan en época de invierno (aguas altas dado el sistema directo de succión con motobombas sobre balsas), ninguno recibe tratamiento de potabilización.A nivel de la infraestructura de alcantarillado, en la zona urbana su cobertura es cerca del 60%, no existe un plan maestro de aguas negras, la parte alta del municipio vierte las aguas contaminadas a una pequeña quebrada que durante la creciente del río devuelve los residuos sobre la zona de vivienda ubicadas en la zona baja. De igual forma el municipio vierte las aguas negras directamente al río Amazonas, cerca de la desembocadura del río Loretoyacu, zona de importancia pesquera para el municipio. Sòlo un asentamiento (Tipisca) cuenta con alcantarillado, el resto de los asentamientos indígenas carecen de este servicio, generando malas condiciones de saneamiento básico y contaminación de las cauces de agua que nutren los acueductos locales.Respecto al tratamiento y disposición final de residuos, debe reconocerse en la zona urbana el relativo buen manejo de basuras, con una cobertura superior al 70%. Los residuos sólidos son clasificados y los desechos son enterrados, evitando la proliferación de vectores. De igual forma, los residuos hospitalarios son incinerados y enterrados. No obstante, en las comunidades, el manejo de residuos sólidos es inexistente y es evidente la contaminación de fuentes de agua y el mal manejo de elementos contaminantes tales como botellas latas, plásticos, pilas y residuos de combustibles.

No hay comentarios:

ESTE ESPACIO DIVULGA LA LÍNEA BASE DE LA RED JUNTOS EN PUERTO NARIÑO, AMAZONAS

Para ir al BLOG principal haga Click en: http://redjuntosamazonas.blogspot.com/

Alcaldía Puerto Nariño, Amazonas

CEIBA, RIO AMAZONAS

CEIBA, RIO AMAZONAS
Foto: H.Camacho

ANCIANO TIKUNA

ANCIANO TIKUNA
Foto: J. Rivas

NIÑA INDÍGENA, RIO LORETOYACU

NIÑA INDÍGENA, RIO LORETOYACU
Foto: H. Camacho

CHAGRA INDÍGENA

CHAGRA INDÍGENA
Foto: ReSa, U.T. Amazonas

DIVERSIDAD ALIMENTARIA

DIVERSIDAD ALIMENTARIA
Foto: ReSa, U.T. Amazonas

ALIMENTOS DE LA CHAGRA

ALIMENTOS DE LA CHAGRA
Foto: ReSa, U.T. Amazonas